En muchas ocasiones, la gente acude al gimnasio, a academias o estudios para hacer ejercicios de Pilates debido a que tienen molestias en la zona de la espalda, bien por viejas o nuevas lesiones, prevención de éstas e incluso porque padecen hernias discales (aunque a veces desconocen que las sufren, puesto que aún no han visitado al especialista y soportan las molestias con determinados ejercicios y la toma de medicamentos que calman el dolor que provoca la hernia de disco). Pero ¿es seguro realizar los ejercicios de Pilates cuando se sufren patologías en la espalda como la hernia de disco?

pilatesLa respuesta a si es seguro practicar Pilates si se sufre una hernia de disco (o su patología previa que es la protrusión) es que SI, es seguro. No obstante, hemos de tener en cuenta que para que sea seguro debemos hacerlo con un profesional que esté capacitado para impartir dichas clases. Así mismo, desde el primer día de clase, desde que notamos la molestia o nos diagnostican la patología, debemos informar al profesional que nos imparte las clases de pilates para que nos asesore en lo movimientos y nos corrija todas aquellas posiciones, que no solo no nos hagan ningún bien, sino que además puedan ser perjudiciales para nuestras dolencias.

En líneas generales, los ejercicios menos recomendados para las personas que sufren hernia de disco son aquellos en los que el movimiento es una combinación de la flexión de la columna y la rotación de esta misma. Los movimientos deben realizarse de forma controlada y teniendo siempre en cuenta la correcta posición de la espalda.

Es recomendable hacer ejercicios que permitan fortalecer la musculatura del tronco, la zona lumbar y la abdominal. De esa forma, protegemos la zona de la columna que sufre menos ya que los músculos que la rodean hacen parte del trabajo de soporte del peso y de los sobreesfuerzos de algunos de los movimientos.