Ejercicios

¿Qué objetivos se persiguen mediante el ejercicio?

Nada garantiza que vayamos o no a volver a sufrir crisis de dolor cuando se ha producido una lesión de disco vertebral pero lo que es seguro es que fortaleciendo la musculatura de la zona afectada la probabilidad de recaida es menor ya que son los músculos paravertebrales los que evitan desplazamientos de los discos y mantienen el tono y fortaleza de la columna.

El fortalecimiento de estos músculos ha demostrado disminuir el riesgo de padecer dolores en la espalda y mejorar la evolución en lo pacientes crónicos.

Recomendaciones a tener en cuenta

Consulte siempre con su médico la idoneidad de unos determinados ejercicios con respecto a su lesión, no todas las lesiones se ven favorecidas por los mismos ejercicios.
Empiece siempre con ejercicios que requieran menos intensidad para, con el tiempo, ir avanzando hacia ejercicios mas complejos. Será su propio cuerpo el que le irá indicando sus posibilidades pero no deje de consultar con un experto, este le indicará los ejercicios y el orden concreto en que realizarlos. Lo esencial en estos casos no es tanto la intensidad del ejercicio como la constancia con que se realicen.
Debe tener en cuenta que no se debe realizar en ningún caso un ejercicio que cause dolor. Si le duele un ejercicio en concreto simplemente deje de hacerlo y consulte con el médico que se lo indicó.

Como factores fundamentales podemos tener en cuenta los siguientes:

  • Apoye siempre la columna y limite el rango de movimiento de la misma, un movimiento excesivo facilita que aparezca o empeore el dolor de espalda.
  • Evite arquear la espalda sobre todo hacia atrás, es la zona mas sensible y la que sufre mayor índice de lesiones.
  • Haga el ejercicio lentamente. Los movimientos bruscos son los que provocan el mayor número de lesiones.